domingo, 2 de diciembre de 2012

Solo Safo tenía musas.

    Los demás mortales de veintiún siglos después nos conformamos con los restos, con escribir lo mismo una y otra vez y hacer como si no lo hemos notado.

    Que a las últimas princesas se las llevó casi todas Sabina, y a las que no ya no sabemos cantarles.


    Que enterramos a Eleanor Rigby sin lágrimas y no sirve de nada lamentarse ahora.


    Que Dolores no quería llamarse Lola, pero tampoco Consuelo.


    Que la dulce Carolina nos hizo temblar y luego volvió para hacernos perder la cabeza.


    Que si volviera Annie a mi ciudad, dejaría que me rompiera el corazón con todos sus peinados y todas sus sonrisas.


    Que la pequeña Valentine podía ir a su aire porque no importamos. 



   
    Podríamos repetirle a Ella Fitzgerald que ellas ni eran buenas ni querían serlo.

2 comentarios:

  1. Pero que al final, poco importa lo que nos digan porque Cindy Lauper estaba en lo cierto las chicas solo queremos divertirnos.

    ResponderEliminar